Saltar al contenido

Obras de arte – Eugène Delacroix

6 febrero, 2016

cuadro-obra-arte

El primer mérito de un cuadro es ser una fiesta para la vista.

Eugène Delacroix en el arte

Pintor  francés del Romanticismo del siglo XIX, una de sus obras de arte más polémicas fue «La muerte de Sardanápalo». La pintura es un ejemplo de lo importante para los románticos franceses: el superhombre desbocado en calidad de héroe, la combinación de erotismo y muerte, el decorado oriental, los grandes movimientos en lugar de una composición equilibrada y apacible, y el predominio del color sobre la línea.

Y su obra de arte más notable fue «La Libertad guiando al pueblo». El espectador sólo tiene dos posibilidades, el unirse a la masa, o el ser arrasado por ella.

En su época de estudiante realizó grandes obras de arte especializando en el retrato, igual fue influenciado con artistas como  Rubens, Velázquez, Rembrandt, Paolo Veronese.


Respecto a la frase concuerdo muy bien, aunque no siempre se aplica, ya que la apreciación para cada uno de los que ven una obra, así como los que las crean, siempre es distinta, los sentimientos, mensajes o sensaciones que provoca una obra, no siempre es una fiesta, o por decirlo de otra manera, que pueda darnos una alegría o diversión, quiero suponer que generaliza a que nos debe llamar profundamente la atención y que la fiesta sea un concepto de dualidades y narrativas visuales sean un conjunto de convivencia y análisis profundo.

A %d blogueros les gusta esto: